martes, 21 de mayo de 2013

Como nos venden la moto...

El Rey renunció al Fortuna después de que Patrimonio le anunciara que no dispone de los 1,8 M que cuesta mantenerlo

Patrimonio adelantó a Palacio su decisión de proceder a la venta o incluso al desguace del yate ante la imposibilidad de hacer frente al coste de su mantenimiento entre sueldos de la tripulación, reparaciones, amarres y demás. Sólo llenar sus tanques de combustible cuesta alrededor de 20.000 euros.

Lo que en principio se presentó como un gesto del Rey Juan Carlos, dispuesto a renunciar a un lujo como el del yate Fortuna en solidaridad con las dificultades que sufren tantos españoles, ha terminado revelándose como un acto de oportunismo puro, un intento de ganar imagen sin coste o renuncia alguna. Fue Patrimonio Nacional quien a principio de año anunció a la Zarzuela la imposibilidad de hacer frente a los 1,8 millones de euros que anualmente cuesta el mantenimiento del lujoso Fortuna, entre sueldos de la tripulación, reparaciones, amarres y demás. Sólo llenar sus tanques de combustible cuesta alrededor de 20.000 euros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada